El arte ancestral del Chaco desfilo en Roma para los máximos referentes de la alta costura italiana